Situación de la nueva cosecha de ciruelas y uvas pasas en chile, y el efecto de las fuertes lluvias

Situación de la nueva cosecha de ciruelas y uvas pasas en chile, y el efecto de las fuertes lluvias Situación de la nueva cosecha de ciruelas y uvas pasas en chile, y el efecto de las fuertes lluvias

Multimedia

Descubre las previsiones de la cosecha de las ciruelas y las uvas pasas en el mercado chileno para este año. Así como el impacto de las lluvias en las principales zonas productoras.

CIRUELAS PASAS

La previsión de la cosecha 2021 de ciruela comenzó siendo muy favorable y se preveía una cantidad similar a la del 2020 (alrededor de 80.000 toneladas) y un tamaño promedio de 31 unidades por kg (un calibre bastante grande). Además, este este año no habrá apenas “carry-out” de la temporada pasada ya que, a finales del año, subió significativamente la demanda de esta.

También cabe destacar que el volumen de ciruela seca disponible esta cosecha se verá muy afectado por el negocio importante de ciruela fresca que se exporta a China. En 2020, se exportaron 52.000 toneladas de ciruela fresca a China, mientras que de ciruela seca solo fueron 18.500 toneladas. Se prevé que la demanda de fruta fresca sea similar a la pasada, por lo que, la disponibilidad final de ciruela para secar será menor.

De la misma forma que en 2020, Chile se encontraba luchando contra el problema de la escasez de agua en muchas de las zonas del país. Sin embargo, debido a las fuertes lluvias de los últimos días de enero, la situación ha cambiado completamente y la situación de la ciruela ha dado un giro grande. A lo largo de toda la zona productora de ciruela, cayeron entre 30 y 100 mm. Esto ha provocado que mucha fruta se haya ablandado sobre el árbol y se haya ido cayendo. Con intención de disminuir lo máximo el impacto y de no perder sus cosechas, están intentando acelerarlas todo lo posible. También se han visto afectadas las zonas de secado, lo cual puede impactar en la calidad con hogos y otros problemas como nervios en la fruta. Además, una gran cantidad de ciruela se ha partido por el peso del agua. Por lo que, se necesitarán procesos más largos y caros.

Todo esto puede haber supuesto una reducción del volumen exportable a 50-55.000 tons. Bastante más baja de lo que se esperaba. Además, se ha detenido toda la exportación de ciruela fresca que iba para China. En cuanto al tamaño, se prevé una mayor disponibilidad de calibres grandes, como sucedió en la temporada pasada.

Si hablamos de los principales competidores de Chile en cuanto a ciruela se refiere, Francia por ejemplo, tuvo grandes lluvias las cuales provocaron una disminución en la producción total (preveían cerca de 40.000 toneladas). Argentina prevé que tendrá una producción de 12.000 toneladas y California tuvo una cosecha menor en 2020 que en 2019.

UVAS PASAS

La pasa chilena es reconocida mundialmente por su gran tamaño y buena calidad. Además, no se cosecha la fruta principalmente para hacer uva pasa como ocurre en otros países, si no que es un subproducto de la uva pasa. Las principales variedades que se obtienen en Chile son la Flame y Thompson, siendo muy difícil en los últimos tiempos de encontrar tamaños grandes de la primera. Por esa razón, han ido apareciendo nuevas variedades para sustituir o dar solución a la falta de grandes tamaños de estas variedades.

El 2020 se caracterizó por un año de buena cosecha, pero con precios muy bajos. La demanda no fue tan fuerte como se esperaba, lo cual ha provocado que este año haya un gran carry-out. Se habla de alrededor de 20 millones de kg de pasa de la cosecha pasada. Muchos productores han guardado uva fresca y han esperado a este año para producir. Por lo que, el mercado actual a principios de la nueva cosecha está compuesto por producto de ambas temporadas.

Las fuertes lluvias también han tenido un gran impacto en ciertas zonas productoras de estas frutas donde hay cultivos muy dañados, no sólo con partiduras, sino que el peso del agua ha impactado fuertemente provocando caídas. En zonas como Rancagua ya se ha evidenciado el daño con hongos que pudren el grano y perjudican la comercialización de la fruta. Algunas variedades como la Black, que tiene una piel muy sensible, se habrán visto más afectadas que otras. Los productores aún están valorando los daños reales de estas lluvias.