Pasas de Sudáfrica

Pasas de Sudáfrica Pasas de Sudáfrica

Multimedia

La cosecha actual de las pasas de Sudáfrica está acabando con un volumen total de exportaciones de 36.310 toneladas, dejando rumores acerca del carry over disponible un tanto contradictorio entre los distintos agricultores.

Por un lado, hay rumores que el carry over será muy inferior, en comparación con otros años; pero por el otro lado hay rumores de que el mismo ascenderá a 17.000 toneladas

De lo que sí que no hay duda es que el carry over disponible será, principalmente, para la variedad Thompson, ya que las demás variedades de pasas están agotadas desde hace varias semanas e incluso meses.

Recordemos que durante el mes pasado de octubre hubo unas fuertes heladas, principalmente desde el este de Upington hasta Orange River, que han causado una pérdida de 2.500 toneladas de pasas aproximadamente; pero que han venido compensadas por las altas temperaturas durante el mes de noviembre, las cuales han ayudado en mejorar la calidad de las pasas.

La nueva cosecha, 2020, se está desarrollando bien, a pesar de los factores climáticos del pasado mes de octubre, y la expectativa entre los distintos agricultores es que el volumen, en comparación con la cosecha actual, sea mayor y ascienda a 80.000 toneladas, siendo la distribución de las variedades como cosechas anteriores: abundando en su mayoría la variedad Thompson, seguido por la variedad Golden y encontrando por último la variedad Sultana, Flames o Currants.

Diversos procesadores ya están en contacto con los agricultores para las compras de materia prima para la cosecha 2020, pero a niveles muy inferiores en comparación con la cosecha anterior, ya que los procesadores no cuentan con la misma presión para comprar volúmenes grandes como en los últimos años y prefieren esperar para ver la evolución de estos.

Sin embargo, todos estos factores son muy objetivos todavía; ya que otro factor importante para considerar es que las uvas están aún en plena fase de crecimiento y que el temporal de esta época es muy importante para el buen desarrollo y para adquirir el azúcar natural de los mismos.

Si a partir de mediados de enero hubiera lluvias, seguramente hayan daños en la cosecha, ya que los azúcares naturales comienzan a acumularse, y el agua de la lluvia será absorbido a través de la piel de las uvas provocando que la misma se agriete y "explote".

También preocupan las lluvias durante la fase de secado de las uvas, ya que las uvas yacen a la intemperie y el abuso de lluvias favorece la aparición y formación de moho en el secado de la fruta.

Por lo que, durante las próximas semanas, veremos cómo termina de evolucionar la misma y que volúmenes y, sobre todo, calidades dispondremos durante la cosecha 2020.