Valoración nutricional de la nuez

Valoración nutricional de la nuez Valoración nutricional de la nuez

Multimedia

La nuez es un fruto seco muy energético y agradable al paladar; siendo su grasa, lo que lo hace más valioso. De ella, los ácidos grasos saturados (AGS) equivalen al 11%, los monoinsaturados (AGM) al 16%, y los ácidos grasos poliinsaturados (AGP) al 68%. Con esto vemos que la proporción entre AGS y AGP, en la nuez, es de 1 a 7, proporción difícil de encontrar en otros alimentos naturales.

El buen equilibrio en el aporte de ácidos grasos esenciales, y el aporte significativo de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, mejora el perfil lipídico - disminuyendo el colesterol LDL («malo»), aumentando el colesterol HDL («bueno») y reduciendo la hipertrigliceridemia -, reduce la presión arterial, disminuye el riesgo de formación de trombos, retrasa o corrige la aparición de diabetes del adulto y, previene las arritmias y la muerte súbita. Por su parte, los ácidos grasos omega 6    - 57% del total de la grasa - son también recomendados para paliar el síndrome premenstrual y los transtornos derivados de la menopausia. Y los omega 3 - 11% del total de la grasa - para mejorar las dolencias como la artritis reumatoide, la psoriasis y otras enfermedades inflamatorias.  

Las nueces contienen hasta un 14% de proteínas. Sin embargo, las proteínas son deficitarias en un aminoácido esencial, la metionina, por lo que combinándolas con cereales (pan de nueces), se obtiene una proteína de calidad similar a la proteína animal. Por otro lado, esta proteína tiene un importante contenido de arginina, aminoácido relacionado con la prevención de enfermedades cardiovasculares. Este elevado aporte en proteínas, convierte a las nueces en un alimento muy recomendado para los vegetarianos. Además, al ser una fuente importante de ácidos grasos omega 3, resultan más interesantes - si cabe - para todos aquellos vegetarianos que no consumen pescado.

Por su contenido en fibra, beneficia el tránsito intestinal y previene de varios tipos de cáncer, como el de colon.  

Respecto a los minerales una ración de 20 g de nueces peladas, aporta el 9 y 8% de las ingestas diarias recomendadas para fósforo y magnesio, respectivamente, y cantidades algo inferiores de: selenio, potasio, hierro, zinc y calcio.

Es buena fuente de vitaminas B1, B2, B3 (niacina) y especialmente de ácido fólico y vitamina B6. Esta última vitamina interviene en el buen funcionamiento del cerebro, así como en la producción de glóbulos rojos en sangre.