Valoración nutricional de la almendra

Valoración nutricional de la almendra Valoración nutricional de la almendra

Multimedia

La almendra dulce presenta un elevado contenido en grasas  - sobre todo insaturadas, aquellas que benefician la salud cardiovascular -, gran cantidad de proteínas vegetales, y en menor medida, hidratos de carbono.

Las proteínas que contienen son de buena calidad - completas en cuanto a su contenido en aminoácidos esenciales -. Su valor calórico es bastante elevado debido a su alto aporte de grasas y a la escasa cantidad de agua que presentan.  

El contenido en fibra de la almendra destaca sobre el resto de los frutos secos, por lo que tiene un efecto laxante mayor.

Entre los minerales destacan el fósforo y magnesio. Una ración de 20g de almendras sin cáscara aporta el 15% de las ingestas diarias recomendadas para estos minerales, y alrededor del 6% de las señaladas para el hierro, potasio y calcio. Es una de las fuentes vegetales más rica en este último mineral, de ahí que la leche de almendras se emplee como sustituto de la leche de vaca cuando ésta no se tolera, y se recomiende su consumo para fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis. En esto colabora su contenido en fósforo, que también garantiza una buena calidad de los huesos. Por tanto, las almendras se recomiendan a niños en edad de crecimiento y deportistas.

En cuanto a las vitaminas, la almendra tiene cantidades moderadas de vitaminas del grupo B, además de ser una buena fuente de vitamina E, de acción antioxidante. La dosis de zinc y el contenido en fitoesteroles se suman a esta acción antioxidante, que ayuda a prevenir la formación de células cancerígenas y las enfermedades degenerativas de los diferentes órganos.