Día Mundial de la Salud

Día Mundial de la Salud Día Mundial de la Salud

Multimedia

Los estudios revelan que el consumo regular de frutos secos es un factor clave para mantener una buena salud.

Los frutos secos son alimentos fundamentales para una dieta saludable, lo que puede aumentar considerablemente la calidad de vida. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), seguir una dieta saludable que incluya frutos secos, la práctica regular de ejercicio, el mantenimiento de un peso ideal y abstenerse del consumo de tabaco y alcohol podría ser suficiente para prevenir algunos casos de cáncer.    Coincidiendo con el Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril, el International Nut and Dried Fruit Council (INC) quiere compartir algunos datos para mostrar la importancia de introducir frutos secos en una dieta sana y equilibrada.   Los frutos secos son alimentos fundamentales para una nutrición completa. Contienen altas dosis de nutrientes incluyendo vitamina E, ácido fólico, magnesio, arginina, esteroles vegetales y compuestos fitoquímicos.   Los frutos secos son una excelente fuente de energía, por lo que son un combustible ideal para el ejercicio, otro de los factores claves para mantener una buena salud. Los frutos secos tienen una cantidad excepcional de lípidos y son particularmente ricos en grasas poliinsaturadas y monosaturadas. Esto, en combinación con su alto contenido en proteínas, convierte los frutos secos en una fuente ideal de nutrición antes y después de hacer ejercicio.   Los frutos secos reducen el riesgo de padecer enfermedades crónicas, y pueden reducir los niveles de “colesterol malo” (LDL) entre un 7% y un 10%. Una ración diaria de frutos secos (unos 30 gramos) está asociada con la disminución en hasta un 30% del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, y disminuye la tasa de mortalidad un 20%[i]. Además, varios estudios científicos demuestran que los frutos secos también pueden ayudar a reducir la diabetes[ii].   Las frutas deshidratadas son otro componente de una dieta saludable, ya que son tan beneficiosas como su equivalente fresco gracias a sus altos niveles de polifenoles, fuertes antioxidantes que pueden proteger el ADN contra daños externos, reducir la inflamación y prevenir el cáncer[iii].


[i] Association of Nut Consumption with Total and Cause-Specific Mortality. N Engl J Med 2013;369:2001-11. Ying Bao, M.D., Sc.D., Jiali Han, Ph.D., Frank B. Hu, M.D., Ph.D., Edward L. Giovannucci, M.D., Sc.D., Meir J. Stampfer, M.D., Dr.P.H., Walter C. Willett, M.D., Dr.P.H., and Charles S. Fuchs, M.D., M.P.H. [ii] Salas-Salvadó J, Bulló M, Babio N, et. Al. On behalf of the PREDIMED study investigators. Reduction in the Incidence of Type 2-Diabetes with the Mediterranean Diet: results of the PREDIMED-Reus Nutrition Intervention Randomized Trial. Diabetes Care 2011; 34:14-9.  [iii] Polyphenols as cancer chemopreventive agents. Stoner GD, Mukhtar H. Department of Preventive Medicine, Ohio State University, Columbus 43210, USA.